Puedes seguirnos en las redes sociales

Ética

Principios Éticos del Neocinismo. Aquí se encuentran los principales textos que dan sentido a esta propuesta

Textos Originales

Recopilación de textos originales principalmente de origen Estoico y Cínico, continuidad del proyecto OpenStoic.

El contexto del Neocinismo

Con el resurgimiento del Estoicismo desde el inicio del siglo XXI a través de ciertos autores que decidieron integrar sus propuestas dentro de su bibliografía, es posible observar como el camino del Estoicismo original ha ido prosperando encaminado dentro la propuesta de Estoicismo que los Estoicos más tardíos como Panecio, Antípatro y Posidonio aportaron (que dentro de la rama más sofista de la filosofía se configura como el “Estoicismo Medio“).

Las propuestas de estos estoicos tardíos pueden verse muy bien reflejadas en los textos primeros textos Cicerón sobre el Estoicismo y en cierto modo consagradas a través de las Meditaciones de Marco Aurelio y los primeros textos de Séneca (los Diálogos y las Consolaciones).

La cuestión es que los principios originales del Estoicismo de Cleantes y Crisipo (y la época tardía del fundador del estoicismo Zenón), han sido relegados a segundo plano y son pocos los que entienden el Estoicismo con estas bases fundacionales religiosas, en las que el principio rector y el concepto de Providencia o Logos Universal, son un pilar clave para su entendimiento.

Así podemos ver claramente dos etapas claramente diferencias del Estoicismo. Lo que podríamos considerar el “Estoicismo Original” en el que Crisipo fue el máximo exponente sin lugar a dudas, y por otro lado, el “Estoicismo Moderno”, que puede ser mejor entendido en un sin fin de obras que han venido siendo escritas en estos últimos 20 años.

En los últimos años de Zenón, escritos relatan como hubo una fuerte disputa entre los seguidores de Cleantes y Crisipo frente a los seguidores de otro de los discípulos de Zenón, menos conocido, Aristón de Quíos. De hecho, Aristón técnicamente, no fue discípulo, sino confundador en la Estoa, dado que junto a Zenón, fueron discípulos de Polemón en la Academia Platónica. La principal diferencia entre Cleantes y Aristón, era la preponderancia que ambos asignaron a las bases fundacionales del Estoicismo, estando Aristón más inclinado al lado Cínico y Cleantes al lado Platónico.

Estoicismo: una mezcla de Platonismo y Cinismo

Hay que recordar que el Estoicismo se fundó como un sucedáneo de dos filosofías: el Cinismo y el Platonismo, dado que los años de aprendizaje filosófico de Zenón se trabajaron a caballo entre las dos escuelas:

  • Por un lado puede verse una imagen extremadamente Cínica de Zenón, leyendo fragmentos de la “República de Zenón” que se conservan a través de escritos de otros historiadores como Diogenes Laercio.
  • Por otro lado, no hay que olvidar, que Zenón estuvo bajo las enseñanzas de Polemón, el escolarca de la Academia (al que sucedería uno de sus discípulos y compañero de clase, Arcesilao, con el que el Estoicismo también disputó grandes discusiones).
  • En un tercer nivel, podríamos mencionar a Estilpón de Megara, el cual, dícese que aportó una perspectiva de filosofía a través de la lógica tan propia de la Escuela Megárica. Silogismos tras silogismos, algo que aportaba mucho al discurso retórico tan valorado en la época.

Nótese que Aristón también fue discípulo de Polemón, pero a diferencia de Zenón, repudió como válidas gran parte de las enseñanzas abstractas del Platonismo y el extremo rechazo hacia las cuestiones de lo material, algo que resultaba totalmente indiferente y una pérdida de tiempo como modo de divagación inútil, que verdaderamente no aportaba nada a lo que realmente importaba: la Virtud.

Si bien, Zenón fuertemente influenciado también por esa tendencia Cínica a rechazar las cuestiones abstractas, prefirió centrarse en tres conceptos:

  • Por un lado, dando mucha importancia a lo divino, a la Metafísica. Dedicó mucho tiempo a filosofar sobre las fuerzas mayores, y elaboró el concepto de Logos Universal como una fuerza superior, con inteligencia propia y que dominaba todo. El Universo, en si, como el único Dios, panteísmo y panpsiquismo a partes iguales.
  • Por otro lado, era muy aficionado a las cuestiones Lógicas. De hecho, desarrolló los principios de una lógica formal, basada en proposiciones, que años más tarde, uno de sus discípulos, Crisipo, perfeccionaría hasta límites inimaginables.
  • Finalmente una Ética, que contrario a la lógica y la metafísica anteriormente mencionadas, si bebía de los principios Platónicos, dando sentido en cierta medida, a todo un subconjunto de cuestiones morales, entre las que se incluían, las famosas cuatro Virtudes Cardinales de Platón y otras tantas, que podían considerarse como secundarias.

Los últimos días del Estoicismo: el Estoicismo Moderno

Como comentábamos al principio, en los años posteriores, los estoicos tardíos, fueron adoptando los principios Platónicos y  Peripatéticos con mayor fuerza, dado que eran las filosofías predominantes, y en gran medida, los escolarcas de la escuela Estoica, fueron recibiendo formación activa y pasiva de estas dos escuelas. Esto indujo a que la Ética tuviera mucha más relevancia, y que las cuestiones metafísicas y lógicas fueran quedando relegadas a un segundo plano pese a la importancia que Zenón y sus discípulos creyeron que tenían para dar cuerpo a esta filosofía.

Con lo cual, el Estoicismo tardío o descafeinado, acabó convirtiéndose en un repertorio moralista y justiciero que poco o nada tenía que ver con sus orígenes. Hoy en día podemos leer esto en obras tales como “Cómo ser Estoico“, “El arte de la buena vida” y “El ego es el enemigo” que se configuran como una filosofía para “auto-ayudarse” en un mundo donde ser “buena persona” resulta ya difícil de por si y con esto, tratan de dar algo de esperanza con valores de justicia y deber como el estandarte de una filosofía Estoica totalmente diluida en la Virtud Aristotélica.

¿Qué fue del Cinismo en el Estoicismo?

Como comentábamos al principio, el último bastión de la corriente Cínica dentro del Estoicismo, se dio de la mano de Aristón de Quíos y a su “doctrina” paralela se la llamó “Aristonianismo”. El problema de esta propuesta, es que apenas se conservan textos que documenten apropiadamente las ideas que Aristón barajaba en aquel momento.

Por otro lado, el Cinismo fue una filosofía muy difícil de asimilar, con una extensa probabilidad de ser malograda por sus partidarios dado que el nivel de autarquía que se requiere, transciende en exceso, los niveles de disconfort que los humanos suelen estar dispuestos a soportar.

Considerando que tras la disputa del “mando” del Estoicismo, Aristón quedo relegado y Crisipo “tomó el mando”, lo lógico sería pensar que la filosofía Estoica avanzara plenamente en la línea ética de lo Platónico, eliminando por completo todas las raíces Cínicas, e incluso, en cierto punto, llegando a ser repudiadas.

Lo curioso es que la filosofía Estoica, murió con Posidonio y pese que seguían existiendo representantes del Estoicismo durante el imperio Romano, ya no se conoce una línea sucesoria de escolarcas al uso, como se dio durante el periodo Helenístico. Pero en aquel entonces, los textos Estoicos se conservaban, y fueron muchos los que atendieron a leerlos, tales como Séneca, Musonio Rufo, Epicteto y el buen emperador romano Marco Aurelio.

Del Estoicismo Griego al Estoicismo Romano

A estos tres personajes de la historia, se les atribuye el verdadero peso del Estoicismo tal y como lo conocemos ahora, y para muchos, son realmente los verdaderos fundadores del Estoicismo, pese a que sus textos son extremadamente variopintos y transmiten ideas extremadamente dispares, sin ninguna línea de contigüidad filosófica.

Por un lado, tenemos a un Séneca, que estuvo escribiendo durante varias décadas, y en el que puede observarse una clara evolución en su propuesta. Desde unas Consolaciones y Diálogos con una fuerte influencia Estoico-Platónica “Ciceroniana” donde Catón el Joven, se convertiría en un “heroe del Estoicismo” (no hay que olvidar que Catón fue contemporáneo de Cicerón, y de hecho recibió sus enseñanzas Estoicas a través del mismo), hasta un Epicureanismo latente, en sus Epístolas a Lucilio, donde Catón ya no resultaba ser tan épico como antaño, y en el que pasó de repudiar al Epicureanismo como una forma de dejadez, a vanagloriar a su fundador, Epicúreo, y dedicar un fragmento suyo en toda y cada una de las más de 100 epístolas que conforma ese manuscrito.

Por otro lado está Musonio Rufo. Sus textos, al igual que los de Epicteto, no fueron escritos por él, sino transcritos por otros. El caso de Musonio Rufo es más notable, dado que realmente ni siquiera fue un alumno suyo directo (como era Arriano con Epicteto), el que hizo esta labor. Un compendio de textos que supuestamente le pertenecen y que si hacen una mayor mención al Estoicismo más primitivo. Algunos sofistas de la filosofía, consideran a Musonio Rufo, como el verdadero sucesor del Estoicismo, dado que en cierto grado, pretendió reabrir la Escuela Estoica extinta desde la época griega.

Luego tenemos a Marco Aurelio, el cual fue educado por un sin fin de filósofos de diferentes escuelas, entre las que se incluye el Platonismo, el Aristotelianismo, el Estoicismo y también, hace mención a Aristón, del cual se cree, tomó “prestados” algunos conceptos básicos del Cinismo, y que se ven reflejados en esa forma de vida tan “ascética” que el emperador vivió y que la mayoría valora como un acto de magnificiencia. Decir que los textos de Marco Aurelio son íntegramente Estoicos, es cuanto menos atrevido, dado que es un compendio filósofico con fuertes conclusiones propias. Las Meditaciones, son sin lugar a dudas, el epitome del Eclecticismo filosófico Helenístico.

Y finalmente, tenemos a Epicteto, que sin lugar a dudas, es la verdadera inspiración de toda esta propuesta. Epicteto, fue discípulo de dos filósofos, por un lado Musonio Rufo, que le enseñó el interminable absurdo del Estoicismo original, con su lógica y su física. Sobre todo la lógica a la cual, nunca llega a despreciar del todo, pero sugiere que fue, sin lugar a dudas, el mayor punto débil de esa filosofía, convirtiendo a sus discípulos en rumiadores profesionales.

Por otro lado, fue discípulo de Agatóbulo de Alejandría, uno de los representantes de la escuela Cínica más importantes de la historia. Esto es un dato muy poco divulgado en general, dado que en cierto modo, parece que se ha querido encasillar a Epicteto por fuerza mayor, como a uno de los más relevantes autores Estoicos. Pero es fácil adentrarse en los textos de Adriano, tales como los Discursos y el Enquridión, para darse cuenta, que no solo adoraba a los Cínicos, y los ponía al nivel de los Dioses, sino que se mofaba de sus Estoicos contemporáneos como un vil ejemplo de fachada. Por eso, considerar a Epicteto como un representante del Estoicismo, es cuanto menos falaz.

Pero dado que muchos de sus principios no encajan bien con las bases fundacionales del Cínismo, sería difícil encajar a Epicteto dentro de una filosofía.

¿Qué es el Neocinismo?

Se trata de un concepto por ahora complejo de definir. Podríamos decir, que si nos remontamos al inicio del Estoicismo, en la época en la que Zenón escribía su República, y en la que hacía buenas migas con Aristón en un intento de adopción del Cinismo fracasado, surgen conceptos filósoficos que podrían considerarse propios de una filosofía a la que podríamos llamar “Proto Estoicismo”.

Pero por otro lado hay que entender, que con nuestra evolución, sobre todo en el espectro del conocimiento, la globalización y como este, ha provocado que el ser humano se convierta en una máquina de destrucción masiva, todos los autores están de acuerdo que es muy complejo, vivir como un Cínico, dentro de la polis, sin acabar en en la prisión en un periodo extremadamente corto de tiempo. El normativismo ha alcanzado una cota suprema, y parece que todavía sigue creciendo. Filósofos más recientes como Kant, Marx, … han fortalecido aún más estas raíces y para cualquier individuo hoy en día, hablar de anarquismo, es hablar de otro sinónimo de normativismo con otras premisas. Siempre hablamos del mismo perro, con distinto collar. De hecho es el mero lenguaje el que ha evolucionado en gran medida, hasta convertirse per se, en nuestra propia prisión de la que es difícil escapar.

Por eso, resulta tan complejo hablar de Cinismo, y aun siendo este, el fin último, se observa fundamental, establecer un puente intermedio que ofrezca cierto grado de redención filosófica para aquellos a los que nos ha tocado vivir en esta época. Y a este puente se le ha llamado Neocinismo. Neo, por ser “Nuevo” y “Cinismo” por intentar conservar al máximo, las raíces fundamentales del Cinismo dentro de las posibilidades que nos tocan.

Al igual que hace 5 siglos, surgió el Neoestoicismo, de la mano de Justo Lipsio, es ahora el momento en el que el Neocinismo parece tener buena cabida.

El próposito de esta web es principalmente documental, y tratar de recoger la teoría y la prática que se podría fundamentar en unas bases de una propuesta Neocínica con una postura mucho más abierta que antaño, en el que los escritos como las Eneadas de Plotino o la Ética Nicomáquea de Aristóteles, sentaban las bases de toda una filosofía. El objetivo es que aquellos, que muestren interés por esto, puedan aportar sus ideas, y refutar las ya creadas. En cierto modo, se trata de dar una definición a este concepto de Neocinismo de forma colectiva. Y esto es lo que nos ocupa en el presente.

Neocinismo también será el plan sucesor de OpenStoic, y dará cabida al proyecto documental que se intentó llevar a cabo durante el último periodo.